Skip to content Skip to navigation

Leland opinión de DACA

September 7, 2017
By: 
Dorothy Leland

Opinión

Foro abierto sobre la inmigración

Por Dorothy Leland

Una niña fue traída a este país por padres que buscaban una vida mejor, que le inculcaron con su ética de trabajo, y que la crearon con el deseo de contribuir de manera significativa a su familia y su sociedad.

Ella vino a Merced de la UC y se unió a un laboratorio, donde estudió el sistema eléctrico del corazón humano en un esfuerzo para predecir mejor y evitar su fracaso. El año pasado que este estudiante, Yuriana Aguilar, nos llenó con orgullo cuando obtuvo su doctorado, y sólo acaba de comenzar su investigación que tiene la potencial de salvar la vida.

Sin protección contra la deportación, habría fracasado la prometedora carrera de uno de los más brillantes jóvenes que nuestra Universidad así que con orgullo ha enviado al mundo.

Lo mismo vale para los estudiantes indocumentados cerca de 600 inscritos en nuestro campus y los miles de estudiantes indocumentados en los campus a través del sistema de la UC.

Estos estudiantes son la encarnación misma del sueño americano, y su presencia aquí es indudablemente beneficioso para nuestro estado. La perspectiva de la vida sin el programa Acción Diferida para Llegadas de la Infancia (DACA) es una de sus peores pesadillas. Debe ser nuestro también.

Estudiantes indocumentados vienen a UC Merced de todas partes de California. Casi 1 en 4 de ellos llegaron aquí de Los Ángeles - casi cinco horas fuera de casa - en la búsqueda de una educación de primer nivel y la posibilidad de construir un futuro mejor. Casi 1 de cada 6 de todos los estudiantes indocumentados en el sistema de la UC están en UC Merced.

Yo he visto de primera mano el impacto positivo que han tenido estos jóvenes en nuestra universidad, nuestra comunidad universitaria, nuestra región, y el estado.

Estos son trabajadores, respetuosos de la ley, contribuyentes jóvenes quienes enriquecen nuestra escuela y nuestra comunidad. Ellos están estableciendo un ejemplo positivo para sus hermanos menores, sus compañeros y hasta sus mentores, y están haciendo mejor la vida de sus familias y comunidades. No son un desagüe en nuestra economía, y no proporcionan ninguna amenaza para aquellos de nosotros que por suerte haber nacido aquí.

Eliminación de estos estudiantes de nuestro condado perturbaría innecesariamente nuestros barrios y comunidades, y eso iba a arruinar vidas de maneras que son simplemente inconcebible

— y tendría un efecto desproporcionado sobre el estado de California y en comunidades como la nuestra.

Por el contrario, debemos utilizar nuestra energía colectiva y la creatividad para desarrollar maneras de mantenerlos aquí y animar a sus éxitos.

La universidad es difícil incluso para los estudiantes que proceden de entornos ricos con padres altamente educados que pueden ayudarles a guiar a través de este laberinto. Es más difícil para los estudiantes de primera generación, cuyos padres los apoyan, pero carecen de la formación para dar el consejo oportuno que necesitan. Y es más difícil para los estudiantes que provienen de familias de bajos ingresos, que a menudo deben trabajar uno o más puestos de trabajo para mantenerse a sí mismos y sus seres queridos.

Estudiantes indocumentados comparten todas estas cargas y mucho más, y lo que logran frente a estos desafíos es verdaderamente notable. Imagínate su deseo de hacer el mundo un lugar mejor - imagínate un estudiante que trabaja con drones para mejorar uso del agua en la agricultura, mientras que sus padres pasan el día recogiendo cosechas para pagar lo estrictamente esenciales en la vida.

Grupos bipartidistas a través del país están instando a una solución legislativa - leyes promulgadas por el congreso que extienden protecciones de DACA a los estudiantes que crecieron aquí y que llaman a este país casa por nueva legislación.

Nosotros como un campus continuaremos a hacer nuestra parte.

Muchos miembros del congreso han hecho una promesa similar y ahora es el momento para seguir adelante. Tienen la oportunidad de demostrar que valoran la humanidad sobre la política de partido, y para movernos hacia una sociedad en la que todos quienes encarnan los ideales americanos de ingenio y esfuerzo se recompensa con ricas oportunidades para construir su propio futuro.

Dorothy Leland es el canciller de la Universidad de California, Merced.

(Traducido por Rudy M. Ortiz, Prof. UC Merced)

DACA Related: